Programa Teatral Tv3 25/06/2015
Ferran Carvajal y Nuria Legarda min 10:13


La honestidad con lo real y la honestidad con lo propio.

El pasado año Ricard Gazquez, dramaturgo, creador y director en la escena catalana, en su ampliación de tesina sobre mujeres creadoras, hizo una entrevista a una selección de mujeres creadoras instaladas en Catalunya entre las que estuve incluída. Quiero resaltar una de las preguntas del cuestionario porque me parece fundamental y esencial en la comprensión y defensa de nuestra profesión.

“Creus que en les arts escèniques  és massa delicat mostrar les ideologies, perquè perjudica el resultat artístic, i que s’ha d’aspirar a no condicionar en excés la lectura que en pugui fer cada espectador?
Creo que el arte en general debe hacerse desde un compromiso profundo. Ya sea en lo político, en la concepción del ser humano, en cómo entiendes las relaciones, tu visión sobre lo social, la economía… Las artes escénicas no deberían mostrar lo conocido sino inventarlo; ser capaz de expandir límites y transformar, aunque no sea fácil ni cómodo.”

Este año Victoria Spunberg, en relación a la asignatura que imparto en el Institut del Teatre sobre creación y que ella colabora desde la dramturgia, me ha dado un texto de Marina Garcés que creo se relaciona absolutamente: “La honestidad es a la vez una afección y una fuerza que atraviesan cuerpo y conciencia para inscribirlos, bajo una posición, en realidad”…. “Por eso la honradez, de alguna manera, siempre es violenta y ejerce una violencia. Esta violencia circula en una doble dirección hacia uno mismo y hacia lo real. Hacia uno mismo, porque implica dejarse afectar y hacia lo real porque implica entrar en escena.”

Gracias a estas palabras; porque a momentos la confusión con lo externo hace que pierdas de vista las intuiciones propias, aunque en el fondo sea inevitable si permaneces en el compromiso con lo propio y por tanto con lo real.


Loading